¿Puede ser el Tele-trabajo un mecanismo eficaz para conciliar?

Hace unos días, hablé sobre los posibles medios de conciliación que pueden aplicarse en las empresas.

Hoy quiero escribir sobre uno de esos mecanismos: El Tele-trabajo o trabajo desde casa.

Me gusta especificar las cosas, y este término, Tele-trabajo, creo poder definirlo como:

“la realización de una actividad, definida en un contrato laboral, fuera del propio centro de trabajo, mediante la utilización de las llamadas nuevas tecnologías TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).”

En los últimos años se ha producido una gran “explosión de comunicación”, es decir, que el tan avanzado desarrollo de estas nuevas tecnologías, nos ha facilitado poder mejorar nuestras comunicaciones y el manejo de toda la información, así como su difusión.

Dada la amplia competencia de los mercados, la globalización y todos aquellos factores que hacen que siempre debamos estar adaptándonos a los nuevos cambios, creo que es hora de darnos cuenta de que el trabajo no lo podemos medir con las horas que pasamos en la oficina, sino con las horas que realmente dedicamos al trabajo efectivo.

Por ello mismo es por lo que pienso, se debería plantear en toda empresa la posibilidad de implantar este tipo de trabajo, siempre, claro está, teniendo en cuenta la estructura de la empresa, la actividad a la que se dedica, los productos o servicios que presta, y qué trabajadores podrían realizar su cometido a través del tele-trabajo o trabajo desde casa.

20130515_110726

Pero el tele-trabajo, no sólo se refiere a realizar las labores del empleado en su propia casa, sino que incluso puede plantear en algunos casos, la oportunidad de fomentar el coworking, precisamente para aquellas empresas que no disponen de muchos recursos a invertir en locales de negocio; o bien para autónomos, que podrían compartir espacios donde trabajar de forma independiente, incluso con la posibilidad de impulsar otra manera de desarrollar proyectos conjuntos.

Como cualquier otra medida de conciliación laboral, el tele-trabajo es una herramienta que debe ser estudiada para cada caso concreto, ya que puede que en algunos tipos de trabajo pueda utilizarse y en otros no. En todo caso, debemos ser conscientes de que, también como cualquier otra medida de conciliación, puede reportarnos tanto ventajas como inconvenientes, y todo ello hemos de analizarlo antes de decidir si es lo que más conviene tanto para la empresa como para el trabajador.

Ventajas para el trabajador:

  • Mayor flexibilidad laboral, además de autonomía en la elección del horario de trabajo.
  • Poder disfrutar de más tiempo de vida familiar y personal.
  • Menor necesidad de desplazamientos y por tanto menos costes en los mismos.
  • Permite coordinar mejor las tareas domésticas con nuestro trabajo.
  • Realización de nuestra actividad laboral en un entorno menos estresante que el que pueda tener una oficina.
  • Mejora en el rendimiento y aprovechamiento del tiempo y por tanto mayor productividad.
  • Mayor calidad de vida.

Ventajas para la empresa:

  • No necesaria una infraestructura demasiado grande donde resida la empresa, o la sede central.
  • Mejores posibilidades de cambiar los horarios de trabajo.
  • Reducción del absentismo laboral.
  • Mejora y desarrollo de las tecnologías TIC.
  • Mejor ambiente de trabajo.
  • Reducción de costes en general (kilometraje, dietas, viajes, alojamientos…).
  • Mejora en la gestión del tiempo y en el aprovechamiento del mismo.
  • Mayores posibilidades de ampliar geográficamente la red de trabajo.

Ventajas para la sociedad:

  • Una mejora en el medio ambiente, ya que se reduce la contaminación con el menor número de desplazamientos.
  • Desarrollo de una sociedad más satisfecha con su trabajo, una sociedad más feliz.

Pero como en todo, además de lo bueno, debemos tener en cuenta lo malo, las desventajas que el teletrabajo puede tener.

Inconvenientes para el trabajador:

  • Podría llevarle a un mayor sedentarismo, con los problemas de salud que ello acarrea.
  • La falta de ambiente laboral, puede hacerse sentir solo al teletrabajador por la pérdida de contacto con sus colegas, reduciendo igualmente la colaboración entre los mismos.
  • En ocasiones, podrían no llegarse a definir bien los horarios, bien porque el teletrabajador rinda menos de lo que se espera de el o bien porque se amplíen desmesuradamente las horas en las que se encuentre desarrollando su labor.

Inconvenientes para la empresa:

  • Podría llegar a producirse una menor identificación del trabajador con la cultura empresarial.
  • Menor participación del tele-trabajador tanto en los éxitos como en los fracasos de la misma, ya que podría llegar a sentirse desvinculado de la misma.
  • Pueden llegar a producirse conflictos o confusión en los cargos empresariales.

Ahora, eso sí, para poder utilizar este mecanismo, la empresa, con ayuda de los RRHH, debe hacer un riguroso análisis de las situaciones en que pueden aplicarse (los puestos en que resulte factible), además de obtener, como siempre digo para  hacer uso de las medidas conciliadoras, un compromiso mutuo de empleado-empleador, vital para que esto pueda funcionar.

En mi humilde opinión, si todo esto se hace debidamente, la aplicación del teletrabajo puede ofrecernos mayores beneficios y ventajas que inconvenientes.

En los casos en los que realmente fuese posible, ésta sería una muy buena manera en la que poder ofrecer una solución a la conciliación laboral-familiar.

Y tu, ¿Qué opinas sobre el tele-trabajo?

Anuncios

5 comentarios en “¿Puede ser el Tele-trabajo un mecanismo eficaz para conciliar?

  1. Me gusta mucho y estoy de acuerdo con todo. Pero siempre que oigo hablar de Tele-trabajo me surgen las mismas preguntas:
    Considerando que este trabajo se realizará a traves del teléfono, internet y por supuesto con ordenadores. ¿Quien paga las lineas de teléfono, internet y los ordenadores?
    Supongo que el trabajador al tener la ventaja de trabajar desde casa se hará cargo de estos gastos, con lo que todavía está ahorrando mas dinero a la empresa, pero… ¿Estaran tod@s dispuestos? y si se rompe el ordenador ¿quien se hace cargo de la reparación? ¿No supone esto un conflicto?
    No dudo de lo ventajoso de poder trabajar en casa, de hecho conozco una persona que cambio incluso de país y seguia realizando su trabajo igualmente y la empresa los primeros años ni lo sabía.
    Lo que me preocupa es al informar a la empresa de que, por ejemplo, se ha roto el ordenador y hay que comprar otro, ¿como se suele hacer? ¿hay una normas definidas?
    Porque el trabajador dirá que lo utiliza exclusivamente para el trabajo y la empresa sostendrá que es un ordenador particular que esta en su casa.
    En una oficina no hay duda, los aparatos, teléfono, impresora, ordenadores, todo es propiedad de la empresa y se utiliza sólo como herramienta de trabajo, pero en una casa particular… ¿Usted que opina?

    1. Muy buenas observaciones Santi. Te cuento.

      En primer lugar, cuando hablamos de tele trabajo o trabajo a distancia, no siempre se habla de trabajos que requieran únicamente de medios informáticos.

      “El teletrabajo es sobre todo un modo de organización y ejecución de la actividad laboral diferente. Teletrabajar no es sólo trabajar a distancia y utilizando las telecomunicaciones y/o la informática, teletrabajar es servirse de estos elementos para trabajar de un modo nuevo” (Thibault Aranda, Javier: “El teletrabajo”, CES, Colección Estudios, Madrid, 2000).

      En segundo lugar, y centrándonos en lo más importante, realmente y hasta hace muy poco, no había una regulación específica al respecto, por lo que este tipo de trabajo se consideraba como un “acuerdo laboral” entre empresario y trabajador.

      Actualmente, no es que la regulación sea muy extensa, pero al menos consta algo más sobre el tema en el Art. 6 del Real Decreto-Ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la Reforma del Mercado Laboral, artículo que reforma el antiguo Art. 13 del Estatuto de Trabajadores, en el que se refleja que esta modalidad pasa de tenerlo como un acuerdo, a consolidarse como una nueva clase de contrato, en el que se estipula que ha de constar por escrito que el trabajador se acoge voluntariamente al “trabajo a distancia”, (no lo llaman tele trabajo).

      Con esta nueva regulación, se intenta proteger más al “tele trabajador”, garantizarle los mismos derechos que cualquier otro tipo de trabajador de la empresa, intentando así favorecer la flexibilidad en la organización del trabajo en las empresas, incrementar las oportunidades de empleo, y mejorar la conciliación entre vida laboral y familiar-personal.

      A pesar de todo esto, aun hoy solo el 5% de los trabajadores españoles se atreven con esta forma de trabajar, frente al 13% de los trabajadores en la UE que lo hacen. Quizás esto se debe a que, aunque hay una regulación algo más extensa de la que había hasta ahora, aun es necesaria una regulación más explícita, en lo referente a lo que tu me comentas y te cuestionas sobre el seguimiento que ha de hacerse del trabajo hecho a distancia, y de la problemática que puede surgir entorno al material utilizado, su mantenimiento y su reposición en caso de que haga falta. En principio, parece que es la empresa la que decide si asume esos gastos de material o no. Luego dependerá lógicamente, de los acuerdos a los que se llegue con el trabajador y si éste acepta las condiciones que le ofrecen de trabajo.

      Espero haberte aclarado un poco más el tema. Yo sigo investigando sobre ello, y cuando tenga novedades al respecto, lo publicaré.

      Un saludo.

      Irene

  2. Hola Irene, por lo que entiendo por tus explicaciones, es como estar trabajando en la empresa pero haciendolo desde casa. Estoy en lo cierto ¿verdad? Lo que sería diferente a ser autónomo porque la empresa te paga tu salario porque estas en plantilla.
    Me viene a la mente un sentimiento y un pensamiento, y pienso que algunas empresas, están todavía muy jerarquizadas. Tal vez le cueste delegar y confiar en que un trabajador este trabajando en casa. Igual sienten que si lo tienen cerca lo pueden controlar más.
    Desde mi punto de vista es una pena, tal vez sea por lo que he visto de cerca o por experiencias propias o cercanas.Creo que cuando a un trabajador se le da la confianza y la autonomía de hacer su trabajo, este responde mejor que cuando se ejerce control o presión.
    En algunos países, estos sistemás de trabajo están dando muy buenos resultados, y me vuelve a venir a la mente una pregunta ¿Por qué en España cuestan tanto los cambios? España necesita despertar, los dirigentes necesitan un cambio real de mente, necesitamos ACCIÓN para salir de está crisis. Tengo confianza en que el mañana nos traiga el cambio que necesitamos, y en parte somos nosotros como personas individuales los que poco a poco debemos hacer pequeños cambios, confio en los nuevos empresarios que cuentan con una mentalidad más fresca, dinámica y flexible.
    Saluditos, y muchas gracias por compartir cosas tan interesantes.
    Ana Belén.

    1. ¡¡Exacto Ana Belén!! Se trata de trabajar, sin ser autónomo, para una empresa pero en lugar diferente al local empresarial, bien puede ser en casa, en un despacho compartido, etc.

      En muchos casos a lo mejor no puede aplicarse esta modalidad de trabajo, pero estoy segura de que en otros muchos sí.

      ¿Dónde reside el problema?, pues tu misma has dado en el clavo, al menos es lo que yo pienso, y es que en la sociedad española, como en todas, los cambios son constantes y notorios, al igual que necesarios en todos los aspectos, ya que la sociedad avanza y todos debemos avanzar con ella si no nos queremos quedar atrás. Pero en lo que se refiere a la forma de trabajar, a las estructuras empresariales, a la mentalidad organizacional…, parece que nos resistimos al cambio, que nos de miedo experimentar nuevas visiones de negocio, por si acaso se pierde el control.

      Pero bueno, hay que ser optimista y pienso que al final, conseguiremos “cambiar el chip”.

      Un abrazo y muchas gracias a ti por seguirme.

      Irene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s