Lo que tu mirada dice de ti. (Primera parte)

Si me miras, se que me estás escuchando, pero puede que necesite algo más…

Siempre he pensado que saber escuchar es una gran virtud que “todos” deberíamos desarrollar o al menos intentar mejorar.

Se dice que uno de los elementos más complicados en el proceso de comunicación, es saber escuchar.

A menudo me he molestado cuando al estar hablando, me han cortado, o también me incomoda que se meta otra persona por medio y corte la conversación con otra cuestión, o simplemente percatarme de que aquél con el que estoy hablando, no me mire directamente o se ponga a hacer algo mientras le hablo.

Pero lo mismo que siento yo, puede pasarle a la otra persona, así que es responsabilidad de todos intentar mejorar nuestras comunicaciones cotidianas aplicando y ejercitando la llamada “escucha activa”.

movil 2013 122

Fotografía realizada por: Irene Arce

¿Sabéis de que estoy hablando?

Carbonero y Lucas, definen escucha activa como “la intensa aplicación de nuestros sentidos y de nuestra mente para lograr la mayor correspondencia sensible entre lo que nos quieren decir y lo que nosotros entendemos”.

Analizando esta definición, yo diría que se trata de que nos impliquemos en la conversación de manera empática, que no nos obcequemos en lo que nosotros opinamos, sino que intentemos alcanzar un punto de comprensión entre lo que nosotros pensamos y entender el punto de vista, los sentimientos, las preocupaciones o simplemente las ideas del que nos está hablando.

Se trata de un ejercicio complicado, ya que, por norma general, creo que somos bastante egoístas en lo que a comunicación humana se refiere. Queremos ser los primeros en ser escuchados, y no nos damos cuenta de lo que podríamos llegar a aprender si supiéramos realmente “escuchar” al otro.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra escucha activa?

Yo he recopilado unos puntos clave que voy a poner en práctica a partir de “ya”, y me gustaría compartirlo con todos:

  • Concienciarnos en que a la otra persona le gusta que le escuchemos de verdad. Intentar ponernos en su lugar, lo que se llama “empatía”, y dejarle hablar, sin interrumpirle.
  • Mostrar gestualmente que le estamos escuchando, darle “signos de vida”, para que sepa que no solo le oímos, sino que de verdad le escuchamos.
  • No siempre tenemos la respuesta a todo. Hay algunas personas que creen saberlo todo, lo que yo llamo “todólogos”, y estoy segura de que aun no hay nadie que lo sepa “todo”, así que, es mejor que terminemos de escuchar y comprendamos los múltiples puntos de vista, para luego poder hacer mejores y más provechosas aportaciones personales.
  • Evitar las distracciones mientras estamos hablando con alguien.
  • Evitar los prejuicios sobre el interlocutor, esperemos a ver lo que hay más allá de su aspecto o sus primeras palabras.

Me gustaría compartir en este punto, un consejo que nos dio a todos los padres, la tutora de mi hija en el cole. Cuando estás enseñando a que tus hijos te escuchen, tienes que insistirles en que cuando les estás hablando, tienen que mirarte a la cara y no distraerse con otras cosas de su entorno. Igualmente, cuando ellos nos estén contando algo, debemos demostrarles que les estamos escuchando mirándoles a los ojos.

La mirada es muy importante en la comunicación, por ello, si a los niños de tres años se les enseña de esta manera a que aprendan a escuchar, ¿por qué los adultos olvidamos esta manera de escucha activa en tan numerosas ocasiones?

Olvidémonos de los teléfonos móviles, TV, de la gente que pasea por nuestro lado, de la conversación del de la mesa de al lado…Cuando estemos hablando con una persona, prestémosle la atención que se merece, podemos aprender mucho de una conversación y seguro que de esta manera podremos aportar más a la misma.

Debemos trabajar nuestra manera de comunicarnos en todos los sentidos, si queremos mejorar nuestras relaciones personales y laborales. Para ello, os recomiendo seguir los consejos de Teresa Baró, experta en comunicación personal. Os dejo el enlace a algunos de sus videos.

http://www.youtube.com/channel/UC-vRPAxrbSqSBciQfotq2dA

“Para saber hablar, es preciso saber escuchar” .-

Plutarco

Anuncios

6 comentarios en “Lo que tu mirada dice de ti. (Primera parte)

  1. Excelente tema; el secreto de una buena comunicación es saber escuchar, que es un proceso muy distinto al saber oír.

  2. Que importante reflexión, nunca había pensado lo importante que es escuchar a los demás, gracias Irene, lo tendré en cuenta. besos Luisa

    1. Muchas gracias Vero!!!
      De vez en cuando necesitamos que alguien nos recuerde algunas cosas tan cotidianas como estas, para darnos cuenta de lo importante que es y de lo que podemos estar perdiendonos por no saber escuchar como toca.

      Gracias por pasearte por mi blog, y espero que sigas visitándolo.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s