Bancos nada convencionales: Los Bancos de Tiempo.

Tiempo…, es lo que muchas veces al final del día, pensamos que nos falta.

Antiguamente, las personas trabajaban con el trueque, el intercambio de cosas era su medio de pago.

En la actualidad, cada vez estamos más convencidos de que sin dinero no se puede vivir, de que nuestra única manera de pagar las cosas, es con dinero, monedas y billetes o papeles donde dicen que entregamos cierta cantidad a cierta persona.

Está claro, que a estas alturas y con lo que hemos avanzado en la historia, no vamos a dar marcha atrás y retroceder en nuestros logros, pero…, ¿se podría recuperar algo de antaño, algunas buenas ideas de nuestros antepasados y acomodarlo a nuestras necesidades actuales? podría ser una buena idea, podría funcionar o ser útil, si no para todos, al menos para unos cuantos…

Pues parece que ya se ha hecho…Hablo de los Bancos de Tiempo. Puede que muchos de vosotros ya conocierais estos nuevos “Bancos”, yo no, y desde luego, me llamó la atención este término al escucharlo en el video que compartí en mi último post, y entonces me surgieron algunas dudas:

  1. ¿Qué es un Banco de Tiempo?
  2. ¿Cuál es el origen de esta idea?
  3. ¿Cómo funcionan?
  4. ¿Qué servicios o actividades podemos encontrar en los bancos de tiempo?
  5. ¿Dónde puedo encontrar un banco de tiempo?
  6. ¿En qué me puede beneficiar? ¿Pueden ayudarme estos Bancos a conciliar en mi vida diaria?

Tiempo

Así que, después de hacerme todas estas preguntas, me he puesto manos a la obra, para intentar resolver lo más claramente posible estas cuestiones, para mí y para todo aquel que, si no conocía este nuevo mecanismo, pueda analizar si le resulta útil e interesante.

  1. Un Banco de tiempo, es un banco que trabaja sin dinero, en el que la única moneda de cambio que existe es el tiempo. Recibes tiempo y pagas con tiempo. Tú prestas un servicio o realizas una actividad para alguien, y éste, en lugar de pagarte con dinero, paga con horas, que inmediatamente se van acumulando en tu cuenta. Se podría decir que su moneda es la hora. Parece que una de sus finalidades es el fomento de la prestación de servicios o actividades de manera totalmente libre entre las personas. Con estos bancos de tiempo, no me parece que se pretenda eliminar nuestra manera de prestar servicios o actividades, sino que se muestra como una alternativa a nuestra economía de mercado, planteada como algo complementario o un mercado alternativo al ya existente y consolidado en nuestra sociedad, apoyándo su funcionamiento en las nuevas tecnologías de la información.
  2. Se dice que uno de los pioneros en esta teoría y en esta forma de pago, fue el anarquista norteamericano Josiah Warren, cuando creó en 1827, la “Cincinnati Time Store” (Tienda de tiempo de Cincinnati). El fue el promotor, pero no ha sido hasta los años 70, cuando realmente empezaron a nacer nuevos sistemas de intercambio de bienes, servicios y actividades, como por ejemplo, la “Community Exchange” (intercambio comunitario), creado en 1976 en Vancouber; la “LETS” o “Local Exchange Trading System” (Sistema de Intercambio Local), creado en 1982, el la Columbia Británica, por Michael Linton. A partir de ahí, estos nuevos sistemas se fueron expandiendo por Australia, Nueva Celanda y Reino Unido. Pero estos sistemas no eran exactamente Bancos de Tiempo, sino más bien, sistemas de trueque y de intercambio de bienes, actividades y servicios entre la comunidad, la idea era algo diferente a la de los actuales bancos de tiempo, aunque si que es a raíz de estos mecanismos de los que se derivan los Bancos de tiempo, comenzando en Estados Unidos con los llamados “Time Dollar” o Dolar tiempo, desarrollado por Edgar Cahn en la década de los 80, partiendo de la idea principal de que la unidad de valor es el tiempo, y desde ahí se han ido desarrollando hasta lo que hoy se conocen como “Bancos de Tiempo”.
  3. Basicamente, el mecanismo es el siguiente: Cada usuario se abre una cuenta, en la que indica los servicios o actividades que está dispuesto a realizar y las horas mensuales que puede dedicar a ello. Cada vez que el usuario presta un servicio o realiza alguna actividad para alguien que la haya solicitado, éste recibe a cambio las horas correspondientes por ese servicio. Esas horas se van acumulando en su cuenta. Cuando este usuario necesite que alguien le preste un servicio o le realice alguna actividad, cambiará horas que tiene acumuladas en su cuenta, por esos servicios que precise.
  4. Existen muchísimas actividades y servicios que podemos encontrar en estos bancos de tiempo. No voy a indicarlas todas, solo os menciono algunos ejemplos de los que he encontrado para que os hagáis una idea: Atención a personas mayores, niños o minusvalidos; Cocina; Servicios domésticos; Recados o compras; Cuidado de animales; Clases de repaso; Distintos tipos de asesoramiento; Servicios de jardinería, albañilería, etc; Intercambio de alojamientos; Trabajos de oficina; Organización de viajes, y un largo etc. Pero además, si hay algún servicio o actividad que necesites y no se encuentre entre las que el banco de tiempo ofrece, siempre se da la posibilidad de que la propongas, por si entre los usuarios hay alguien que esté dispuesto a prestarla.
  5. Los Bancos de Tiempo están cada vez más extendidos. A continuación, comparto el enlace al que podemos acudir para consultar el mapa de los Bancos de Tiempo de que disponemos actualmente en España: http://www.bdtonline.org/, y por supuesto, otro mapa donde consultar el resto de los Bancos de Tiempo mundiales: http://cronobank.org/index.php?option=com_npgclasificados&view=npgclasificados&layout=buscador&Itemid=50&lang=es
  6. Se dice que en momentos de crisis surge la creatividad. Por lo que he podido leer sobre esta clase tan peculiar de bancos, ha sido en momentos de escasez, cuando se han buscado otro tipo de soluciones, de salidas para aquellas personas que no disponen de liquidez para ciertas cosas. Las necesidades de la sociedad siguen aumentando, pero en muchas ocasiones los recursos económicos de las personas no dan mucho margen para satisfacer las mismas, con lo cual, la gente se las ingenia como puede para promover su propia economía de otra forma diferente de la convencional. ¿En qué me pueden beneficiar estos bancos de tiempo? ¿Pueden ayudarme a conciliar? Después de meditarlo mucho, hay algo en lo que si que veo beneficios si realmente el sistema funciona, y es precisamente para conciliar en algunos momentos de nuestra vida, por ejemplo, cuando algunas tareas cotidianas nos quitan mucho de nuestro tiempo diario que podríamos estar dedicando a nuestros hijos, tareas que podemos prescindir de hacer nosotros mismos y encargar a otra persona que las haga por nosotros, por ejemplo, la compra en el supermercado, la organización de un viaje, algunas tareas domésticas, recados, y cosas de este tipo. De esta manera, en lugar de invertir tiempo en algo que apenas nos reporta nada, hacerlo por lo que realmente vale la pena, por nuestro futuro, que precisamente son nuestros hijos. 

Puede que esta nueva forma de economía, se vea a veces como una lucha contra el sistema (según el cristal con el que se mire), lo cierto es que aun me quedan algunas dudas por resolver, pero lo que veo claro es que siempre podemos encontrar alguna alternativa que nos eche una mano en ciertas situaciones, y además pienso, que el fomento de la “ayuda mutua” y de la labor social entre los ciudadanos, no está nada mal.

Haciendo un buen uso de las cosas y todo en su justa medida, teniendo siempre en cuenta el respeto a los demás, puede ocasionar beneficios para todos.

“Volver la mirada atrás, no siempre y necesariamente significa retroceder, sino que puede ser otro medio de búsqueda para ampliar nuestros horizontes, nuestras posibilidades.”

Fotografía realizada por Irene Arce.

Anuncios

4 comentarios en “Bancos nada convencionales: Los Bancos de Tiempo.

  1. Me parece super interesante Irene. Yo actualmente practico el trueque con intercambio de servicios de conocimiento, actualmente colaboro con dos personas y ellas colaborarán conmigo en un proyecto que estoy desarrollando.
    Pues el tiempo es oro, y sí es una excelente moneda de cambio.
    He estado investigando los que tengo cerca, y he visto que hay dos en la provincia de Castellón, uno tiene blog, el otro no. Pero no indica ninguna descripción de servicios ni nada…
    Igual es porque todavía está en desarrollo.
    Saluditos y vamos compartiendo.
    besetes,
    Ana Belén.

    1. Muchas gracias Ana Belén!

      Me gusta la idea de los intercambios de conocimientos, pienso que es algo parecido a lo que se hace con los blogs, ya que al escribir sobre algo que conoces o has estudiado, puedes estar aportando nuevas ideas o conocimientos a las personas que te leen, y viceversa.

      Lo de los Bancos de Tiempo…aun tengo algunas dudas sobre su funcionamiento y su eficacia, por eso estoy buscando gente lo más cercana posible a mi entorno, que los utilice o los haya utilizado alguna vez para que me cuenten su experiencia.

      De todas formas, me parece una solución interesante para ciertos casos y determinadas situaciones.

      Un besito!! 😉

  2. Yo lo veo como una manera de no pagar impuestos, IVA, Seguridad Social, etc… Parece interesante y soy el primero que me quejo de la barbaridad de impuestos que pagamos, pero si cada vez buscamos más formulas para que el gobierno no se lleve nuestro dinero, cada vez nos haran pagar más a los pocos que contribuimos y cada vez tendremos menos servicios por parte de la administración. Pienso que es necesario contribuir para que me curen cuando estoy enfermo, para que hagan carreteras, para que mi hija pueda ir al cole, para el día de mañana poder cobrar una pensión, etc…, porque si no cotizas no cobrarás nada cuando te jubiles y cuando tengas más de 70 años, ¿como pagas los servicios? ¿tienes que estar toda la vida ahorrando tiempo y depositandolo en el banco? y si luego te mueres de repente, ¿para que tanto ahorra tiempo?

    1. Estoy de acuerdo contigo Santi. Es cierto que son necesarios los impuestos para que luego podamos acceder a las prestaciones públicas. De ahí algunas de mis dudas sobre este sistema de intercambio de tiempo, pero por todo lo que he analizado y leído sobre el tema, pienso que se trata de un sistema complementario y alternativo a la economía particular de cada familia, de cada ciudadano.

      Ser usuario de un Banco de Tiempo no creo que necesariamente tenga que consistir en dejar de utilizar nuestra economía habitual, dejar de ser cliente de nuestras empresas de servicios, de las tiendas de nuestro barrio, etc. (Precisamente yo soy de las que defienden al pequeño y mediano empresario, de las que apoya las compras en las pequeñas superficies, en las tiendas de siempre que tenemos en nuestra calle).

      Pienso que se trata utilizar este nuevo sistema en casos puntuales, en los que podemos encontrar lo que estamos buscando de una manera que resulte útil para la persona que presta el servicio y para la que lo recibe, para casos por ejemplo de intercambio de conocimientos, como apunta Ana Belén,… Creo que hay que verlo como algo parecido a una “cadena de favores” que nos puede ayudar en determinados momentos.

      Bueno…es solo mi opinión.

      Besitos!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s