En busca del Equilibrio

“Come, Reza, Ama”. 

Si no habéis visto esta película, os animo a que lo hagáis. Realmente interesante. Un guión muy bien trazado para mi gusto, ¡hay tantas frases a las que sacarle miga! y lo mejor de todo, es que está basada en una historia real.

20150425_184259

Esta película dirigida por Ryan Murphy, y protagonizada por Julia Roberts, está basada en una novela autobiográfica de Elizabeth Gilbert, donde la protagonista, después de un difícil divorcio y de un posterior desengaño amoroso, se encuentra en medio de una crisis tanto emocional como espiritual, y es entonces cuando decide arriesgar todo y dejarse llevar por lo que su corazón le pide, darse un año para viajar por tres países diferentes (Italia, India y Bali), para lograr encontrarse a si misma y dar con la clave para reconstruir las piezas de su rota vida.

La primera frase que destacaría de la película es una en la que la protagonista está hablando con su mejor amiga y le expresa lo agobiada que se siente, diciendo “Nunca me he concedido un par de semanas para ocuparme de mí misma” ¡Cuántas veces habremos pensado algo parecido! Como ya expliqué en mi anterior post sobre el cambio, hay momentos en nuestras vidas en que nos sentimos totalmente abrumados por todo, momentos en los que parece que todo lo que hacemos es por y para los demás (por lo que puedan pensar, por lo que pueda pasar, para que ellos estén mejor, para que ellos me valoren, y un largo etc.), y es en esos instantes en los que nos surge la necesidad de re-definir quiénes somos.

He reflexionado y pienso que sin darnos cuenta, nos volvemos personas totalmente rígidas, en el sentido que si nos movemos o actuamos lo hacemos influenciados por la sociedad, momentos en los que no somos ni actuamos como nosotros mismos, sin pensar en si realmente eso es lo que queremos. Por eso, es preciso que abramos nuestra mente, para así abrir las puertas al universo entero y a las infinitas posibilidades que nos presenta.

Aquí ligaría la segunda frase que me gustaría destacar de la película “Nos conformamos con vivir infelices porque nos da miedo el cambio, que todo quede reducido a ruinas […], las ruinas son un regalo, las ruinas son el camino a la transformación”

Deberíamos estar siempre preparados para las posibles transformaciones que nos va a pedir la vida.

Estas son solo dos de las frases de la película con las que me quedo. Pero sin duda alguna, hay una que me ha calado más que las demás, puede que también porque venga del personaje que más me ha chocado de todos, por dos de los valores que representa el mismo, la sencillez y la sabiduría, hablo del amable anciano y maestro que conoce la protagonista en Bali, Ketut (no se si lo escribo bien). Me inspira una enorme ternura y tanto aplomo a la hora de explicar las cosas, que te dan ganas de tener un Ketut en tu vida, una persona que te diga las cosas tal como son, sin dañarte, solo con la intención de ayudarte y sin pedirte nada a cambio. 

“A veces, perder el equilibrio por amor, es parte de vivir una vida equilibrada”

Sencilla la frase ¿verdad? pues a sido a raíz de esta frase, por la que he decidido escribir este post para compartir estas reflexiones con todos, porque creo que lo que viene a decir es que muchas veces, abandonamos cosas simplemente porque nos ha hecho perder el equilibrio en algún momento, pero no nos hemos parado a analizar si, quitados esos momentos de desequilibrio, nos ha hecho sentirnos mejor con nosotros mismos.

¿Por qué los niños son tan auténticos? ¿Os habéis parado a pensarlo?, quizá es porque viven la vida con total entusiasmo, sin miedo a expresar lo que sienten en todo momento, se presentan a los demás tal y como son por medio de sus actos. La pena es que ese entusiasmo y ligado a ello, nuestra autenticidad, por norma general lo perdemos a medida que crecemos, a causa de los miedos y los bloqueos con los que nos influencia la sociedad, por el miedo a hacer el ridículo o a decir algo diferente a lo que otros opinan…

En conclusión, puede que pensemos que estar en equilibrio es estar siempre felices, pero eso no es el equilibrio, para mi el equilibrio es saber disfrutar de lo bueno y aprender de lo no tan bueno, ser como realmente quieres ser. Estar en equilibrio es sacar lecciones tanto de lo bueno como de lo malo, tener tus propias opiniones. Estar en equilibrio es descubrir lo bueno de nosotros mismos, querernos como somos y buscar soluciones a lo que nos incomoda.

Estas son mis humildes reflexiones sobre la que ya considero, entra dentro de mi grupo de películas favoritas.

Os dejo el trailer para que os animéis a verla.

¡Encuentra tu equilibrio!

Anuncios

2 comentarios en “En busca del Equilibrio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s