¿Te valoras lo suficiente? Evita el Síndrome de Wendy

¿Habías oído hablar de este síndrome? No parece peligroso, al menos a corto plazo, pero a la larga, puede hacer mucho daño.

Hace tiempo que sigo esta Web, “Mejor con salud”, donde se explican algunos remedios caseros y naturales para mejorar nuestra salud física, pero en ocasiones, también dan consejos para mejorar nuestra salud interior, y entre esos consejos, he localizado este artículo sobre el Síndrome de Wendy. Recomiendo su lectura, muy interesante…

El síndrome de Wendy: cuidar de los demás olvidándose de una misma

Wendy-Darling-peter-pan-14526413-576-416-500x361

Sin querer, se tiende a preocuparse demasiado por los demás, por que no se hagan daño, porque no les falte nada, porque sean felices, en definitiva, hacer de uno mismo, los problemas de los demás. Esto puede ser muy dañino si no se va con cuidado.

Como bien dice el artículo, no se trata de que dejemos de preocuparnos o de cuidar a los nuestros, nuestra familia, hijos, amigos…De lo que se trata es de que sepamos alcanzar un equilibrio entre el cuidado de los demás y el nuestro propio, para evitar que en un futuro podamos llegar a sentirnos vacíos o frustrados.

El psicólogo Jaime Lira, ha señalado algunos comportamientos que pueden ser indicativos de este síndrome:

  • El individuo se siente imprescindible
  • Entiende el amor como sacrificio
  • Puede resignarse al sufrimiento o bien manifestarlo llorando
  • Evita a toda costa que los demás se molesten
  • Intenta continuamente hacer feliz a los demás
  • Insiste en hacer las tareas y asumir las responsabilidades de la otra persona
  • Pide perdón por todo aquello que no ha hecho o que no ha sabido hacer
  • Siente necesidad de cuidar al prójimo
  • Termina por asumir el papel de padre o madre de su pareja.
  • Se deprime por falta de atención y depende de la aceptación social

Yo siempre he dicho que si yo no estoy bien, no podré ayudar a nadie. Hemos de mirar más por nosotros mismos, y eso, pese a que haya gente que piense lo contrario, no es ser egoísta. Los extremos nunca fueron buenos, por lo que, ni todo ha de ser para los demás, ni tampoco todo para nosotros. He aquí otro punto a tener en cuenta para aprender a conciliar, para saber hasta dónde somos capaces de delegar ciertas tareas, para poder ocuparnos de nosotros mismos.

Siempre en busca del equilibrio, si, pero es que realmente es el equilibrio lo que nos permite estar bien, valorarnos y crecer en autoestima, para poder transmitir esa felicidad y positivismo al otro. En estos dos últimos años y con ayuda de una gran amiga (ella ya sabe quién es…), he aprendido que lo mejor para ser útiles para nosotros y también para los demás, es conocernos a nosotros mismos y buscar el constante crecimiento personal.

“Quiere mucho a los demás, pero no dejes de quererte a ti misma, así todos salimos ganando”.- Irene Arce A.

Anuncios

Un comentario en “¿Te valoras lo suficiente? Evita el Síndrome de Wendy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s