El tercer espacio

La oficina es básicamente un salón destinado al trabajo. Ya en la antigüedad clásica, existían como parte de un palacio o templo en que los escribas realizaban sus textos, aunque también podían conocerse como “bibliotecas”. Pero es hace algo más de 100 años que conocemos las oficinas como tales, como las que todos hemos visto alguna vez. Nacieron en las empresas de servicios y en la industria, como áreas puramente administrativas.

Antes, casi cualquier espacio en un edificio podía ser utilizado como oficina, pero con el paso del tiempo y las reformas legales, se han ido incluyendo algunos requisitos mínimos para que estos espacios sean adecuados para el trabajo de oficina, tales como que la iluminación sea la adecuada, aspectos técnicos, seguridad y flexibilidad en la distribución. Con esto, la sociedad se ha visto en la necesidad de buscar o crear edificios con determinadas características más apropiadas para el establecimiento de las “oficinas”.

Pero la vida sigue cambiando, los conceptos de nuevas empresas, de emprendedores, las nuevas ideas que van surgiendo a la par de las nuevas necesidades de la sociedad, y el creciente deseo de poder generar puestos de trabajo más equilibrados y compatibles con nuestra vida personal, hace para los que trabajan en oficinas, que crean en un nuevo concepto para su lugar de trabajo.

Habéis oído hablar de “oficina”, pero ¿qué hay del “tercer espacio”?

El primer espacio es nuestro hogar, el segundo es la oficina, y el llamado “tercer espacio” es aquel diferente a nuestro hogar y que no se encuentra en nuestra oficina, pero en el que vamos a realizar alguna actividad laboral, centros de colaboración o espacios de coworking, por ejemplo. Estos espacios por lo general intentan dar un aspecto algo más informal, pueden incluso ser cafeterías, restaurantes o también espacios que la empresa alquila por periodos temporales de tiempo, donde, al tratarse de espacios más distendidos, más relajados, pueden crear un ambiente idóneo para la toma de decisiones de negocios.

20150616_172050

La concepción del trabajo en si, va cambiando. Ya no es preciso ir a la oficina para poder realizar tu trabajo, porque el tele-trabajo está ganando terreno. Las oficinas del futuro parece que vienen transformadas en espacios en los que se tiende a eliminar la individualidad para dar paso al trabajo más colaborativo, donde dominen los espacios compartidos o las oficinas móviles, más en contacto con los clientes, proveedores…los espacios se abren, se dinamizan.

Hay empresas que incluso ya están habilitando en sus propias instalaciones este “tercer espacio” para que pueda compaginarse la comodidad del hogar con lo operativo de una oficina, sin necesidad de salir a otro lugar y así evitar las posibles interferencias o falta de concentración que pueda darse en las cafeterías o lugares más concurridos. A estas zonas se las llama “Workcafé”.

Yo siempre intento buscar los beneficios de cada cosa, y en este nuevo concepto de “tercer espacio” veo unos cuantos muy buenos:

  • Ahorro en costes de mobiliario, dietas transporte…
  • Flexibilidad que tantas veces se necesita.
  • Atmósferas más creativas, estimulantes y relajadas.
  • Comodidad de los trabajadores.
  • Sentimiento de confianza entre directivos y trabajadores.
  • Facilidad para la colaboración e interacción entre compañeros.
  • Compromiso mutuo.
  • Aumento de la motivación.
  • Productividad de mayor calidad.

Y podríamos seguir analizando porque seguro que descubrimos muchas más.

Nos guste más o nos guste menos la idea, es la tendencia, y no hablo de una moda pasajera, sino de una evolución en la concepción del trabajo, donde la tecnología y el papel emocional intentan cogerse de la mano para mejorar en la profesionalidad, y alcanzar el éxito en nuestros empeños.

“El placer que acompaña al trabajo pone en olvido a la fatiga”.

           Horacio (65 AC-8 AC) Poeta latino.

Anuncios

2 comentarios en “El tercer espacio

    1. Gracias a ti Carmen. Si somos conscientes de mejorar los espacios en los que pasamos gran parte de nuestra jornada, trabajaremos más a gusto, estaremos más motivados y eso se refleja tanto en la productividad como en nuestra felicidad.

      ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s