Síndrome del edificio enfermo

Buscando información para mi anterior post “El tercer espacio”, me topé con un término que me resultó curioso “síndrome del edificio enfermo”. Me puse a investigar, y me pareció que podía ser un tema interesante a tratar como segunda parte de mi anterior artículo.

Por el nombre, parece que hable de edificios que se encuentran en mal estado, defectuosos o medio en ruinas ¿verdad?, pues no. El síndrome del edificio enfermo (en adelante SEE), es un conjunto de síntomas que provoca un inmueble sobre las personas que habitan o trabajan en él. 

Para ser más concreta, la OMS (Organización Mundial de la Salud), en 1982, definió el SEE como: “Conjunto de enfermedades originadas o estimuladas principalmente por la contaminación del aire en estos espacios cerrados que produce, en al menos un 20% de los ocupantes, un conjunto de síntomas tales como, sequedad e irritación de las vías respiratorias, piel y ojos, dolor de cabeza, fatiga mental, resfriados persistentes e hipersensibilidades inespecíficas, sin que sus causas estén perfectamente definidas”.

20150622_083634
Fotografía realizada por Irene Arce

El SEE puede aparecer especialmente, en edificios que suelen estar cerrados (despachos donde las ventanas no pueden abrirse, por ejemplo), edificios con sistemas centralizados de ventilación, edificios con muchos revestimientos o decoraciones textiles, o en edificaciones con suelos enmoquetados, etc. En general, en edificios donde el aire que respiramos recircula constantemente en el mismo entorno. Pero estas no son las únicas características que puede provocar

No necesariamente ha de tratarse de un edificio viejo, en ruinas, ni tampoco en espacios cerrados.  La OMS estima que aproximadamente el 30 % de las construcciones modernas que nos rodean pueden provocar este síndrome en sus ocupantes. 

Pero ¿cuáles son las principales CAUSAS? ¿se pueden determinar más concretamente los factores de riesgo para el SEE?

Pues sí, hay varios agentes que pueden influir en que un edificio padezca el SEE. Si las analizamos un poco, veremos que realmente estos factores nos afectan muy a menudo:

  • Biológicos: como los ácaros o bacterias que si no se realiza una buena limpieza, podemos encontrar en los sistemas de ventilación del edificio.
  • Físicos: estos son muy comunes en algunas oficinas, por ejemplo la mala o excesiva iluminación, ruido, una incorrecta temperatura, una mala ergonomía del equipo de trabajo, olores desagradables, etc. ¿Cuántas veces hemos tenido que acudir al trabajo en pleno verano con una cacheta que nos ponemos solo para estar en la oficina? o por ejemplo cuando vamos al cine en invierno y no nos quedan capas de ropa por quitarnos ante la elevada temperatura de la calefacción…
  • Químicos: el polvo o el dióxido de carbono que todos expulsamos al respirar. Es preciso ventilar adecuadamente o renovar el aire de las habitaciones, tanto las usemos individualmente, como si las compartimos con otras personas. No es de extrañar que cuando alguien en la oficina coge un virus, la mayoría de compañeros vayan cayendo uno detrás de otro. ¿A que os ha pasado alguna vez?
  • Psico-sociales: aquí ya está presente el tema del que tanto hablo, en el que tanto insisto, sobre crear un buen ambiente laboral, equilibrado. Cada día estoy más convencida de que esto es una condición imprescindible para que todo puesto de trabajo resulte rentable y eficaz. A menudo, en los edificios destinados a oficinas, influyen en la salud de los trabajadores aspectos ligados a la organización de la empresa y de la jornada laboral en si, el que sea un ambiente continuamente tenso o las malas relaciones con los compañeros, incluso una mala comunicación con los directivos…todo esto puede derivar, como he señalado en otros artículos, en dolencias o trastornos en los empleados que no solo afecten a su salud física y mental, sino que se extiende a su rendimiento en el trabajo.

Cuales pueden ser las CONSECUENCIAS de no cuidar de la salud del edificio y de las personas que allí se encuentran:

  • Absentismo laboral con bajas de corta duración (1o 2 días), que de otra manera podrían evitarse.
  • Disminución del rendimiento.
  • Falta de concentración.
  • Cansancio.
  • Mal humor, discusiones y estrés del personal.
  • Depresiones u otras enfermedades que pueden llegar a hacerse crónicas.
  • Baja productividad o mala calidad de los servicios.
  • Baja satisfacción laboral.
  • Mayores costes o pérdidas para las empresas.

Por eso es tan importante crear un ambiente agradable y funcional, oficinas más confortables, más sanas, donde se mire realmente por las personas, con decoraciones que inviten a la creatividad, la positividad, la salud, y que hagan de las personas que pasan allí gran parte de su tiempo diario, sean felices de hacer el trabajo que hacen y de estar donde están.

Algunos pensarán que esto solo es una quimera, una ilusión, que no es tan sencillo, por supuesto, no es fácil, pero hay que tomar conciencia de los que más nos conviene, a nosotros, a nuestra salud y a la salud de los que nos rodean. Se trata de fomentar el bienestar físico y mental, porque solo así se consiguen efectos positivos duraderos y de calidad.

“Es cierto, la arquitectura doméstica exige un esfuerzo enorme y paga mal, pero determina nuestra vida. No necesito hacer grandes edificios para sentir que soy importante”.

Glenn Murcutt (Arquitecto Australiano)

 

Anuncios

4 comentarios en “Síndrome del edificio enfermo

  1. ¡Ya lo creo Carmen! No le damos la importancia que se merecen a estos pequeños detalles. Detalles que pueden marcar la diferencia. ¡Gracias a ti por leerme!
    😉

  2. Super interesante, tanto en el trabajo con en la familia. Seguro que ya conoces el Feng Shui, es un tema apasionante como el entorno influye en nuestro bienestar y salud. Saludos danzarines. Ana Belén.

    1. Pues si Ana Belén. El feng shui es un arte que nos puede ayudar mucho a mejorar el bienestar tanto en nuestra casa como en nuestro trabajo.
      Muchas gracias por tu comentario! !! Besitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s