Afrontar la vuelta sin estrés

¡Madre mía! ¡Se termina el mes de agosto! ¡Se acaban las vacaciones de verano! Tengo que preparar la ropa para el cole, los libros, hacer compras de ultima hora, organizar la casa, hacerme a la idea de que hay que volver al trabajo, la vuelta a los horarios, las rutinas, las prisas…uffffff ¡Ya tengo el síndrome post-vacacional!

Caaaaalma…

Fotografía realizada por Irene Arce
Fotografía realizada por Irene Arce

No tiene porqué ser tan malo volver a la rutina. Después de tus vacaciones, lo normal es que estés más despejado y relajado, has desconectado al menos unos días de tu trabajo habitual. Pues si estás más relajado, no desaproveches ese estado. Si tienes peques, seguro que has podido disfrutar de ellos una temporada, verlos crecer, poder jugar con ellos y descubrir lugares nuevos. Seguro que para ellos ha sido una bonita experiencia poder compartir tooodo el día juntos, y eso se convierte en un hermoso recuerdo que les hace mucho bien. ¿Ves? eso no es tan malo, ¿no?, crear bonitos recuerdos para tus hijos o para las personas con las que has compartido esos días de descanso y de risas…

Que hay que volver al trabajo…si, vale, puede ser duro, porque uno se acostumbra enseguida a lo bueno, a los días sin un horario marcado…pero piensa que puedes iniciar nuevos proyectos o seguir con aquellos que se habían quedado algo olvidados. Vas a volver a reunirte con otras personas que también forman parte de tu vida, vas a poder asumir nuevos retos que te hagan ilusión. Volver al trabajo no es malo, significa que estás activo y que tienes la posibilidad de desarrollarte profesional y personalmente. ¡¡Piensa en positivo!!

Si tienes hijos, puede que el comienzo se haga un poco más cuesta arriba si se te junta la vuelta al trabajo con la vuelta al cole, cierto. Pero no desesperes, ten calma, no te dejes llevar por el estrés, no te pongas a pensar enseguida en cuánto falta para coger las siguientes vacaciones (no te va a ayudar en nada).

¿Quieres algunos consejos para que “la vuelta” no resulte un trauma para la familia?

  1. En primer lugar, respira, relájate y toma un tiempo para meditar un poco sobre aquellas cosas que has de hacer.
  2. Yo soy muy amiga de las listas, así que te propongo hacer una lista de aquellas cosas que tienes pendientes y que han de estar preparadas para “la vuelta”, tanto al trabajo como a las clases. Pon primero en la lista aquello que sea importante de verdad y urgente de realizar, después lo que sea importante pero no urgente, en tercer lugar lo no importante pero sí urgente y en último lugar lo que no sea ni importante ni urgente. Intenta ser lo más objetivo posible y hacerlo por orden, si no, no te va a servir de gran ayuda… (a esto se le llama priorizar).
  3. Ves tachando las cosas de la lista, conforme las vayas realizando, pero tacha de verdad ¿eh? A medida que se reduzca la lista, verás como irás sintiendo que lo tienes todo bajo control.
  4. Vive el presente, disfruta de los preparativos, puede ayudarte a afrontar la vuelta con más ilusión. Tómalo como una nueva etapa que estás preparando, en la que te puedes encontrar con cosas muy buenas.
  5. Una vez tengas hechas las cosas de la lista, proponte algún reto a corto o medio plazo, algo que sea realmente factible para ti, así cuando lo alcances, te verás más animado para ampliar tus expectativas de forma realista.
  6. Mientras has ido haciendo todas estas tareas, has ido trabajando tu mente para la vuelta, y ahora es el momento de que te propongas afrontar los problemas o barreras que te surjan por el camino, de la forma más positiva posible, es decir, no aferrándote a un solo camino, sino buscando alternativas y soluciones a esos problemas.
  7. Otro ejercicio que puede ayudarte a conseguir que ese periodo de adaptación sea más sencillo, es aplicar algún cambio. Ya sabes que también soy muy partidaria de los cambios cuando son necesarios y a veces, en esta época en la que nos encontramos de regreso a la rutina, debemos plantearnos cambiar aquellas cosas que no nos funcionaron en el pasado.
  8. El síndrome post- vacacional no tiene porqué afectarte si no te dedicas a magnificar las cosas y eres más consciente de ti mismo y de lo que haces.
  9. No transmitas a los más pequeños tu ansiedad o estrés, intenta poner calma en lo que haces y así vivirán esta etapa de adaptación con más confianza y de forma más provechosa.
  10. Por último, no te exijas demasiado al principio, esto es como un entrenamiento en el que se comienza poco a poco para, con el tiempo, ir ganando en resistencia y velocidad.

Estos son solo unos consejos que intento aplicar yo misma, son cosas que a mi me funcionan, pero siempre puedes buscar tu manera para que la vuelta no te resulte un verdadero drama, sino un nuevo comienzo con muchas posibilidades. Aprovecha tu nuevo punto de partida…

Fotografía realizada por Irene Arce
Fotografía realizada por Irene Arce

¡¡Feliz regreso!!

Anuncios

2 comentarios en “Afrontar la vuelta sin estrés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s