El respeto en el trabajo, un valor en auge…

Ya ha dado comienzo un nuevo curso. Un nuevo curso escolar, pero también laboral… ¿Cómo lo estáis afrontando? me encantaría que me comentaseis vuestra experiencia, cómo os sentís, las dificultades con las que os habéis encontrado, en fin, vuestra percepción…

Seguro que hay opiniones e impresiones para todos los gustos. Yo me he encontrado con gente que está encantada de haber vuelto al trabajo, a su rutina, sus horarios…pero también me he encontrado con personas que lo pasan realmente mal, después de haberse pasado unas semanas de vacaciones.

Charlando con ellos, me han transmitido lo relajados que se han sentido durante sus vacaciones, pero la angustia y malestar que padecen solo de pensar en la vuelta. ¿Cómo están afrontando su vuelta estas personas? pues con resignación, a veces con frustración, de sentir que les gusta lo que hacen, pero que el entorno en el que desarrollan su labor, no es el más favorecedor. ¿En que se traduce esto? en mal humor, falta de sueño, migrañas, cansancio, derivando todo al temido estrés laboral.

Hay casos en los que sienten que no pueden desarrollar todo su potencial, pese a querer hacerlo por el bien de la empresa. Se sienten con las manos atadas… ¿no son esos sentimientos, una señal de que existe una laguna en la correcta gestión del recurso humano (yo prefiero decir del personal) de la organización? Me resulta muy grave el hecho de que existan empresas que echen a perder el talento de sus trabajadores, sin saber cómo hacer para sacarles su máximo potencial.

Esto me hace ver más claro, la necesidad de implantar en las empresas, unas políticas de RRHH, realmente preocupadas por el respeto y bienestar de las personas que forman la empresa, para evitar que estas situaciones, que a veces son puntuales, puedan llegar a convertirse en crónicas, afectando no solo a la salud del trabajador, sino a la salud de la empresa, a su estabilidad, productividad efectiva y por tanto, a la subsistencia y buen funcionamiento de la misma.

Creo que siguen habiendo carencias en la identificación de las políticas de RRHH de las organizaciones. Las empresas, al igual que las personas, tienen momentos clave en sus vidas, y por tanto, al igual que las personas, deben cuidar su formación.

¿Qué significa esto?, pues que las empresas según el momento en que se encuentren, deberán ajustar sus políticas, tanto de formación de los empleados, como de formación de la propia empresa, es decir, la organización debe saber identificar las necesidades de los trabajadores para que su trabajo resulte más satisfactorio, tanto para la empresa, como para el propio empleado.

Imagen realizada por: Irene Arce
Imagen realizada por: Irene Arce

El punto principal del que hablo, es el de respeto por las personas. Si existiese más respeto entre todos, pienso que todo funcionaría mucho mejor. Lógicamente el trabajador ha de respetar las decisiones del superior, o del dueño de la empresa, pero…¿qué pasa con el respeto al trabajador? respeto al empleado, en mi opinión, no solo implica el respeto a sus horas de trabajo, a sus vacaciones, a un sueldo digno, etc. Respeto al trabajador debe incluir también el respeto y reconocimiento a sus ideas, a su conocimiento, a sus capacidades, porque…por eso se le ha contratado, ¿no?

Dar oportunidad al empleado a que exponga sus ideas, una cierta metodología, un posible nuevo proyecto que se le ha ocurrido… Siempre que sea viable para la organización, creo que se le debe dar la suficiente confianza para que las ponga en práctica, porque, al fin y al cabo, se hace en beneficio de la empresa, y de esta manera, se retiene el talento y se consigue un trabajador más eficaz ¿no creéis que debería ser así siempre?

He dado con algunos datos de una encuesta elaborada por la Society for Human Resource Management, que recogió que el 72% de los empleados consideraron “el trato respetuoso de todos los empleados en todos los niveles”, como el factor más importante en la satisfacción laboral, por encima de la compensación/ salario, o de los beneficios laborales. Curioso ¿verdad?, llega a valorarse más el trato respetuoso que el salario. Esto me demuestra, que lo que más valoramos en general, es trabajar en un ambiente sano, de confianza y, de nuevo, de respeto.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s