¿Cuáles son los valores de tu empresa?

Cuando pienso en la palabra “valor”, pienso en aquello a lo que yo le otorgo una importancia tal, que guía mi conducta ante determinadas situaciones o cosas. Para mí, los valores son cualidades positivas que me ayudan a decidir si lo que tengo ante mí, es bueno o no, si es o no correcto, si me va a aportar sensaciones positivas o no. Creo en los valores que te ayudan a mejorar como persona, en cualquier entorno en el que te encuentres, sin diferencias en un ámbito u otro, porque pienso que la persona ha de ser la misma en cualquier contexto en que se encuentre, ya sea en su vida personal como en la laboral.

Por eso creo en las empresas que basan su crecimiento y su trabajo en valores honestos y reales. Pienso que una empresa creada sin tener como soporte o como cimiento, unos valores en los que apoyarse, no puede durar mucho tiempo.

Los valores empresariales, hay que cuidarlos tanto o quizá más que los valores materiales. Y, al igual que los cimientos de las personas, no vale con mencionar o presumir de valores, si realmente no los estás aplicando o no estás actuando conforme a los mismos.

Fotografía: Ana Belén García Jiménez
Fotografía: Ana Belén García Jiménez

Cuando pienso en una empresa u organización en la que me gustaría trabajar, pienso en los valores que me atraerían:

Calidad en el trato con el cliente: Si las personas de la organización son importantísimas para su funcionamiento, lo son también los clientes, ya que sin clientes, no hay empresa. Es tan sencillo como eso. Entonces, ¿por qué no mirar más por ellos, por sus necesidades? ¿por qué no interesarnos en cómo les gusta ser tratados? No consiste solo en captar clientes, sino en mantenerlos.

Colaboración, comunicación y compromiso con los trabajadores: Como ya he comentado, uno de los motores de cualquier empresa, son los empleados. Son personas, no números o máquinas de producción, tienen días buenos y días malos, como cualquier empresario, como cualquier persona… También tienen necesidades, inquietudes, preocupaciones, dentro y fuera del trabajo. Escuchar y facilitar una buena comunicación para mí es primordial. Y a veces, solo basta con un simple “¡Buenos días!, ¿Qué tal el fin de semana?” o… “Estás haciendo un buen trabajo” , “¿Qué opinas sobre este tema? ¿Tú qué harías?”…

Justicia y ética: En la forma de hacer las cosas y tratar a las personas. No ya solo con el salario, ¡que también, por supuesto! sino en el trabajo que ejerce cada uno, en dar valor a las capacidades de las personas, en potenciar sus aptitudes.

Honestidad: Se trata de tener conciencia, de fomentar la verdad en todo lo que hagas, tanto con tus trabajadores, como con los clientes. A veces (más bien muchas veces), esta verdad se adorna para hacer más atrayente aquello que se quiere vender, ¿quién no lo ha hecho alguna vez?. Es normal querer embellecer las cosas pero, no las disfraces, porque el disfraz ofrece una visión irreal, y tarde o temprano, todo se descubre. Sin embargo, siendo realista y honesto contigo mismo y con  los demás, conseguirás confianza y credibilidad para tu empresa.

Y ahora viene uno de los valores que más me gustan: el RESPETO.

¡Cuánto se predica, y qué poco se practica! Es muy fácil respetar al que piensa como tú. En una empresa, es muy sencillo respetar al que “te baila las aguas”, lo complicado es aprender a respetar al que tiene ideas propias, diferentes a las tuyas. Quizá es difícil por miedo, porque se le pueda ocurrir una idea más buena que la tuya. Porque te haga ver que tú podrías estar equivocado en lo que pensabas o creías. O simplemente por orgullo… pero, ¿te has parado a pensar en todo lo que se puede aprender, respetando las opiniones e ideas de los demás? Respetando, lo que hacemos es enriquecernos, abrir nuestros horizontes. Luego ya decidirás si crees o no, o si puedes llegar a opinar lo mismo o no. Pero primero, respeta. Porque cada cual, podemos tener una visión diferente de las cosas, y… ¿quién puede asegurar si tu opinión o la mía, es la más correcta o la que mejor va a funcionar para la empresa?

Estos son algunos de los valores que yo más aprecio en las empresas.

¿Cuáles son los tuyos?

“Gran parte de la vitalidad 
de una amistad reside en 
el respeto de las diferencias, 
no sólo en el disfrute 
de las semejanzas”.
James Fredericks

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s