Suecia: “Concilia como quieras”; España: “Concilia como puedas”.

Conciliación laboral-familiar, esa eterna asignatura pendiente en nuestro país.

Sí, puede que con el tiempo hayamos mejorado un poco, pero sólo un poco. Anonadada me quedé el domingo pasado cuando vi el programa de “Salvados” de la Sexta, presentado por Jordi Évole, que viaja a Suecia para contarnos de primera mano, sus impresiones y compartir los testimonios de trabajadores españoles y no españoles, afincados en ese país.

Si no pudiste verlo, y te interesa el tema (que estoy segura de que sí), te lo voy a tratar de resumir en este artículo. No me resulta del todo fácil, porque hay tanto de qué hablar… y sé que las comparaciones son odiosas, pero en este caso, me veo en la obligación de hacerlo. Impresionantes las diferencias que me he encontrado entre la cultura sueca y la española en materia de conciliación. Porque no nos engañemos, en este tema, el punto de inflexión es la cultura. Y no digo que nuestra cultura sea mala, pero se puede mejorar y enriquecerse en muchos aspectos.

Suecia: No es que exista la paridad por completo, pero trabajan activamente en ella. Una pareja, dispone de 480 días (16 meses) de baja por maternidad o paternidad, a distribuir entre ambos, y cuanto más paritario, más te paga el Estado por la baja maternal y paternal. No es raro que algunos jubilados (los que quieren) aún trabajen temporalmente (por horas normalmente), para sustituir a los trabajadores que se cogen bajas temporales para cuidado de hijos enfermos, o cuestiones familiares. En Suecia, está prohibido preguntar en una entrevista de trabajo a una mujer, si piensa o no quedarse embarazada. 

Resultado: Equidad en las responsabilidades como padres e igualdad a la hora de acceder a los puestos de trabajo (da igual que seas hombre o mujer).

España: La paridad está bastante alejada en la mayoría de los casos. Una pareja dispone de 112 días (no llega a 4 meses) de baja por maternidad o paternidad, de las cuales, solo 10 semanas son a repartir entre padre y madre como ellos quieran (o sus trabajos se lo permitan). El Estado no ofrece ningún incentivo porque el reparto sea más paritario. El 95% de las personas que se atienen a políticas de Conciliación familiar, son mujeres, de las cuales, muchas llegan a renunciar a puestos importantes o directivos, no porque no quieran aceptar más responsabilidad, sino porque se ven en la tesitura de tener que escoger entre familia o trabajo. ¿A que has visto en alguna que otra oferta de trabajo, el requisito “no disponer de cargas familiares”? Este requisito habla por sí solo. No digo más…

Resultado: Muchas empresas se lo piensan bastante a la hora de contratar a un hombre o mujer para un puesto, porque saben que pueden estar en edad de tener hijos y eso les resulta un problema.

Fotografía: Ana Belén García Jiménez
Fotografía: Ana Belén García Jiménez

Suecia: También tratan de trabajar 40h semanales, pero disponen en la mayoría de empresas de una gran flexibilidad horaria, casi total. Tú te creas tu horario según te convenga. Al igual que las vacaciones, que te las organizas como quieras. Se toman muy en serio la hora de salida del trabajo, incluso en algunos sectores, ven el trabajar más horas de las que te corresponden, como señal de que no eres suficientemente productivo durante tu horario de trabajo. Dicho por una de las mujeres trabajadoras entrevistadas, “Yo misma soy dueña de mi tiempo”. Se valora mucho lo que haces en tu tiempo libre (incluso lo tienen en cuenta en los CV), y las empresas incentivan en los trabajadores las actividades deportivas, incluso con asignaciones económicas para ir a gimnasios.

Resultado: Deporte, sinónimo de vida sana, y por lo tanto gente sana, se traduce en trabajadores saludables. No se aquejan de tantas dolencias en su trabajo, así que a las empresas suecas les sale a cuenta.

España: 40 o más horas a la semana. Horarios y cultura presencial. Se tiene bien visto que no te levantes de la silla en todo el día, trabajar dos horas más que la competencia, irte de la oficina después del jefe… Muchos trabajadores entran a trabajar a las 9 de la mañana y no terminan o salen del trabajo hasta las 21h. Se crean comisiones para la racionalización de los horarios, y se debate largo y tendido sobre ello, pero no se llega a la acción. Ni siquiera se ha conseguido adelantar el prime-time de los horarios televisivos, ¿es que no interesa? Si quieres hacer deporte, tienes que resolver el puzzle para encontrar un horario más o menos normal.

Resultado: Mayores niveles de enfermedades posturales y derivadas del estrés, familias que apenas se ven, necesidad de sobrecargar a los abuelos (cuando los hay en la familia), para ocuparse de los niños. Aunque no lo parezca, mayor cansancio y menor productividad laboral.

SueciaEs bueno hacer vida familiar. Entender la vida de la pareja, cultura de “me pongo en tu lugar”. Yo no soy una ayuda para mi pareja, sino que soy el que tiene la mitad de la responsabilidad, así que lo compartimos todo. Además se intenta ser coherente y consecuente con las políticas de conciliación, es decir, no se queda en papel mojado, sino que se actúa de verdad. Política de estado consciente. No sólo es la mujer la que se queda embarazada, sino que se queda embarazada la pareja en su conjunto, es una responsabilidad mutua.

Las parejas en edad de tener hijos, no se plantean como un problema para la empresa, sino como una inversión para el futuro. Sin niños, no habrá futuro para la sociedad. Y se busca un trabajador que perdure en la empresa por muchos años, más tiempo del que dedicará al cuidado de hijos pequeños, porque un día el niño habrá crecido, y sus padres seguirán trabajando en la empresa.

Resultado: Empresas especializadas con trabajadores experimentados, felices y productivos. Atracción y retención del talento.

España: Tendemos a sacrificar mucho de nuestra vida personal y familiar, para mantener o no perder nuestra vida u oportunidad laboral, además, la conciliación parece estar más adscrita a las mujeres que a los hombres, cuando debería ser corresponsable. Se explican y estudian políticas de conciliación laboral-familiar, pero no se aplican medidas efectivas en la mayoría de los casos, no hay igualdad real, sólo sobre el papel. No se es realmente consciente del problema, y la raíz es cultural.

Resultado: Mayor rotación en los puestos de trabajo. Trabajadores infelices, estresados e insatisfechos. Familias sin una estructura y organización constante. Menos interés por tener más hijos. Envejecimiento de la población.

Según esto, saca tus propias conclusiones. Yo ya he sacado la mía:

Suecia: Concilia como quieras.

España: Concilia como puedas.

No hace falta copiar, pero sí quedarnos con lo bueno.

Eres dueño de tu tiempo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s