Aunque ya no seas un niño… ¡Todos a jugar!

“Los padres pensamos que podemos pagar con juguetes nuestro sentimiento de culpabilidad por no poder dedicar más tiempo a nuestros hijos, pero lo único que conseguimos es hacer de nuestros hijos “propietarios de juguetes”, porque una vez pasada la excitación del momento del regalo y el rato de juego que no suele durar muchos días, el juguete pasa a formar parte de la colección de juguetes inmóviles en el cuarto de los niños.”

Francesco Tonucci.- pensador, psicopedagogo y dibujante italiano

¿A que se te ha pasado por la cabeza en alguna ocasión esta reflexión?, a mí sí, sobre todo cuando miro la habitación de mi hija y veo la cantidad de juguetes que tiene y el poco caso que les hace a la mayoría. Ahí es cuando me doy cuenta de que no necesita tantas cosas. Ni yo tampoco. 

Fotografía: Irene Arce Alba
Fotografía: Irene Arce Alba

Esos son los momentos en los que me percato del poco tiempo que dedico a jugar con mi hija. ¿A que también lo has pensado más de una vez? Y seguro que te lo has propuesto “a partir de ahora, le voy a dedicar más tiempo, necesita que le preste un poco más de atención”.

El juego de los niños… No sé si le damos la suficiente importancia. Para ellos, jugar no sólo es divertirse y estar entretenidos. Para ellos, aunque no se den cuenta, jugar es:

  • Aprender.
  • Es desarrollarse física y emocionalmente.
  • Según muchos expertos, el juego puede resultar también una terapia para mejorar problemas conductuales de los niños, para que tomen consciencia de su comportamiento.
  • Dejando al niño que juegue libremente, podemos ayudarle a que exprese sus emociones, y facilitarles su proceso de comunicación, porque puede ayudar a nuestros hijos a exteriorizar aquello que no sepan explicar (pero claro, para eso tenemos que estar más presentes en sus juegos).
  • A que desarrolle su capacidad creativa.
  • Es una vía también muy propicia para motivarles y enseñarles a afrontar desafíos (acordes a su edad, por supuesto).
  • Es una manera de hacerles desarrollar sus habilidades sociales, de acercarse a otros niños, vencer ciertos miedos, o incluso, cuando juegan con nosotros, sus padres, reforzar los lazos de unión en la familia, así como de la confianza, para que sepan que pueden contar con nosotros.
  • Les aporta otra herramienta para interpretar lo que les rodea, a dar su visión del mundo (y con ello aprenden a valorar sus propias opiniones), a tener la posibilidad de ponerse en el lugar del otro, y desarrollar así, valores positivos para su vida.

¿Te das cuenta de la cantidad de cosas y beneficios que se pueden conseguir con el juego?

Por eso es necesario que dejemos a los niños ser niños, que les permitamos más tiempo de juego, tanto en solitario como con otros niños, con sus padres, dentro de casa, fuera, al aire libre…

Fotografía: Irene Arce Alba
Fotografía: Irene Arce Alba

Por eso es necesaria la conciliación, para que TODOS, podamos permitirnos volver a convertirnos en niños todos los días por un rato, en compañía de nuestros hijos, y enriquecernos con esos momentos.

No los hagamos propietarios de juguetes, mejor les convertimos en herederos y dueños de momentos.

“Los juegos son la forma más elevada de investigación” .- Albert Einstein

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s