Madres perfectas… ¿¿¿¿En serio????

Siento decepcionarte, pero no hay madres perfectas. No las hay igual que no hay personas perfectas. Pero sinceramente, esto es una cosa que no me preocupa, porque si fuéramos perfectos el mundo sería un absoluto aburrimiento.

¿Por qué no existen madres perfectas? porque no hay madres que no se enfaden, que no griten, que no se desesperen en algún momento, que se acuerden de todo siempre, siempre, siempre…

A veces nuestra obsesión porque todo esté perfecto, por auto-exigirnos llegar a todo, hace que pongamos en riesgo nuestra salud física y emocional.

¿Has oído hablar del síndrome de Burnout? Suele aplicarse al ámbito laboral. El significado de esta palabra, me parece bastante duro. Más si pensamos en su interpretación, ya que traducido del inglés significa agotamiento, astenia, fatiga, incluso recalentamiento, quemarse o consumirse. Viene a definirse también como síndrome del trabajador consumido, o de la cabeza quemada… Suena muy mal ¿a que si?

El término surgió por primera vez en 1974 por Herbert Freudenberger, psicólogo estadounidense, y es un concepto que se asoció principalmente al ámbito laboral, como una respuesta del organismo a los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido.

La población con mayor riesgo para sufrir este síndrome se dedujo que eran: personal sanitario, docentes, tele operadores, personal de las fuerzas armadas… En definitiva, profesiones con alto nivel de estrés, de horas de trabajo, o de sobre carga de trabajo.

¿Qué relación tiene esto con las madres? pues muy sencillo, si lo relacionamos con el ámbito privado o familiar, nos encontramos con que hay muchas mujeres, madres, que han padecido o padecen este síndrome, no solo con motivo de su trabajo fuera de casa, sino con su trabajo dentro del hogar familiar, con la acumulación de responsabilidades, que muchas veces, nos imponemos nosotras mismas, cuando deberíamos aprender a delegar en ciertos aspectos.

Tanto si son madres que trabajan fuera de casa como si no, “gracias” a la sociedad tan crítica que tenemos y a las propias auto exigencias, incluso los juicios o las reprobaciones de unas madres hacia otras, hacen que las mujeres queramos parecer perfectas, que somos capaces de llegar a todo, de tener a nuestros hijos perfectos, con la educación perfecta, el trabajo perfecto, la casa perfecta…

¿No has tenido a veces la sensación de falta de control, de sobre carga de tareas que parecen no tener fin, de sentir que siempre te levantas cansada, de no tener espacio para ti misma?

Igual te estás presionando demasiado. Quizá ha llegado el momento de delegar tareas, de quererte un poquito más y preocuparte un poquito menos, de no arriesgarte a acabar desmejorada físicamente y “quemada” emocionalmente.

Así que deja de angustiarte por ser esa madre perfecta que tantas veces nos venden en los medios de comunicación o revistas o las propias madres, y permítete conciliar mejor, porque conciliar es:

  • Permitirte enfadarte alguna vez, porque nadie dice que sea malo, siempre que sepas gestionarlo y lo tengas controlado.
  • Permitirte equivocarte, porque de los errores siempre se aprende algo bueno.
  • Permitirte pedir ayuda cuando la necesites, porque no es vergonzoso reconocer que no llegas a todo siempre.
  • Permitirte decir “no” a algo, porque seguramente estarás diciendo “sí” a tu salud.
  • Permitirte tiempo para ti, porque cuando construyas un lugar sano y pacífico dentro de ti, seguro que tu vida te resultará más feliz.
  • Y sobre todo, permitirte fortalecer tu capacidad de disfrutar de la maternidad, de tu vida personal, y de tu trabajo.
Editado a través de Canva
Editado a través de Canva

“La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo”.- Chandra Mohan Jain

Anuncios

¡Feliz Día de la Madre! ¿Conoces el origen de esta celebración?

Fotografía de Irene Arce
Fotografía de Irene Arce

¿Has pensado alguna vez de dónde viene la costumbre de celebrar el Día de la Madre?

Pues se remonta a muchos siglos atrás… podría tener parte de sus orígenes en la mitología y simbología del antiguo Egipto.

En la antigüedad se rendía homenaje a la diosa Isis, proclamada como “la Gran Diosa Madre” o “Diosa de la maternidad y del nacimiento”. La mitología cuenta sobre ella, que tras la muerte de su hermano y marido Osiris, asesinado y despedazado, Isis encontró todas las partes de su cuerpo y pudo recomponerlo, y al hacerlo, ella se impregnó de él y así fecundó a su hijo Horus.

Diosa Isis amamantando al pequeño Horus.- Fuente imágen "El antiguo Egipto, El imperio de los Faraones".- R. Hamilton
Diosa Isis amamantando al pequeño Horus.- Fuente imagen “El antiguo Egipto, El imperio de los Faraones”.- R. Hamilton

Por ello se le rendía homenaje a Isis, y en ese mismo sentido lo hicieron en Roma con la Diosa Cibeles, o en Grecia con la Diosa Rea (madre de los Dioses Zeus, Poseidón y Hades).

El primer precedente en Europa, se encuentra en el siglo XVII, de forma más parecida a la celebración actual. En principio, se celebraba el cuarto domingo de Cuaresma, y con ello se ensalzaba con flores y otras ofrendas, la iglesia en la que cada uno había sido bautizado, como “Iglesia Madre” de cada uno.

En el año 1.600 a través de la firma de un decreto, la celebración adquirió otro significado, y durante ese día, se permitía a los siervos que trabajaban en casas para sus señores, que pudieran volver a sus hogares para celebrar ese día de Cuaresma con sus familias.

Ya en 1.870, fue cuando Julia Ward Howe (abolicionista y activista defensora de los derechos de las mujeres), organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa en Boston, en la que invitaba a participar a las madres de familia que habían perdido a sus hijos tras la guerra. En principio, no se tomó como costumbre, pero algunos años después, y como homenaje a su madre que falleció el segundo domingo de mayo, Anna Reeves Jarvis (otra conocida activista social durante y después de la guerra civil norteamericana), logró fijar, con apoyo de algunas personalidades importantes de la época, de forma oficial una celebración que actualmente se conmemora en unos 70 países de todo el mundo.

En España, inicialmente se celebraba el 8 de Diciembre, día de la Inmaculada Concepción. Pero finalmente se opta por pasar la celebración al mes de Mayo, por lo simbólico que resulta por ser el “mes de la Virgen, mes en el que, al igual que las flores, todo se renueva, todo nace”, según explicó a ABC.es Juan Moreno, profesor de Religión del Instituto Alkala Nahar.

Por eso, y pese a lo que muchos puedan intentar hacernos creer, la celebración del día de la madre no se creó con fines comerciales (aunque hoy por hoy los comercios se aprovechen de ello), ya que la base de la efeméride tenía como objetivo ser una “fiesta de agradecimiento hacia la madre, que nos ha dado la vida, como en las religiones celtas en las que se agradecía a la Madre Tierra”.

Así que tomemos hoy, día de la madre, como un día especial en el que recordar a nuestra madre el agradecimiento por darnos la vida, por estar ahí siempre que la necesitamos, por curar todos nuestros males con un abrazo y una sonrisa. No hacen falta grandes regalos. A veces, un abrazo bien dado, es el mejor gesto.

“El corazón de la madre es el único capital del sentimiento que nunca quiebra, y con el cual se puede contar siempre y en todo tiempo con toda seguridad”.- Paolo Mantegazza

Dedicado a todas las madres del mundo, pero hoy en especial, a la mía.

¡Gracias mamá!

Empresa Conciliadora de Horarios, otra opción para que concilies.

“El infante gozará plenamente de juegos y entretenimientos, los cuales deberán ser orientados hacia las finalidades perseguidas por la educación: la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover la satisfacción de este derecho”

Artículo 7º de la Declaración de los Derechos del Niño, de 20 de noviembre de 1959

“La infancia no tiene sitios donde jugar socialmente. La calle está ocupada por los coches, los parques son escasos, y las casas pequeñas. Además se están imponiendo juegos industrializados, como los videojuegos, las consolas, los juegos de ordenador, cuyo único peligro es que son solitarios. Para resolver ese problema, se inventaron las ludotecas, promovidas por la UNESCO desde 1960…”

Esta es la percepción de un C.C.F. Pero, ¿Sabes lo que es un Centro de Conciliación Familiar, o Empresa Conciliadora de Horarios?

Voy a empezar explicándote lo que NO es:

1.- No es una escuela infantil.

2.- No es un parque resguardado y vigilado.

3. – No es un espacio de bolas.

Quedándote claro lo que no es, ¿Qué es un C.C.F.?

  • SI es un espacio creado para que niñas y niños desarrollen su personalidad a través del juego en libertad, para que experimenten y potencien sus inteligencias emocionales (el respeto, la autoestima, y la confianza como pilares básicos).
  • SI es un lugar seguro y divertido donde cada niño o niña, encuentra posibilidad de relacionarse mediante el juego compartido, con otros niños.
  • SI es un centro con recursos lúdicos específicos para estimular el desarrollo de nuestros pequeños, siempre atendidos por personal cualificado (tasocs (técnico de animación sociocultural), monitor- animador de tiempo libre, maestros, educadores sociales, psicólogos…)
  • SI es un lugar donde se favorece el desarrollo social, afectivo y cognitivo del niño o niña, convirtiendo el juego, en un valioso instrumento para el crecimiento personal individual de nuestros hijos.
Espacio de "art-tistes" Fotografía: Anna Gonzalez Gurrea
Espacio de “art-tistes”
Fotografía: Anna Gonzalez Gurrea

Básicamente esto, es un Centro de Conciliación Familiar (o empresa Conciliadora de Horarios).

Y hay veces que lo que buscamos lo tenemos a la vuelta de la esquina. Ha supuesto un grato descubrimiento para mí, el conocer una empresa de este tipo, tan completa y planteada de esta manera. No necesariamente tienes que acudir a estas empresas sólo para dejar a tus hijos cuando no puedes atenderlos porque estás trabajando o porque tienes una urgencia que atender, sino que puedes acudir a esta empresa, también para pasar un rato agradable y divertido con tus hijos. Esta empresa se llama “JOCS. Empresa conciliadora d’horaris”, y muy cerquita de mí, en Vila-Real (Castellón).

He podido conocer en persona a una de sus creadoras, Anna, con la que he mantenido una interesante charla, en la que me ha explicado en qué consiste su centro, y cómo fue surgiendo.

Según esta valiente emprendedora, trabajadora y madre, que conoce las necesidades de los niños y de los padres, “Jocs” es un proyecto que surge del día a día, trabajando con niños y niñas, donde la creatividad, la imaginación y el juego, se hacen presentes con una doble finalidad:

  1. Una función social: Se trata de favorecer, mediante el juego, la sociabilidad entre los niños, enseñándoles un valor integrador, ofreciéndoles la posibilidad de manifestar sus ideas y opiniones, enseñándoles que pueden mostrarse tal como son, aprendiendo a ser tolerantes y comprensivos.
  2. Una función recreativa: Esto no es una escuela, ni pretende serlo, pero el tiempo de ocio de nuestros peques, ha de ser un medio de ganar en experiencias y desarrollo de su inteligencia emocional, a través de la diversión, teniendo como base el respeto mutuo y la convivencia, siempre sin dejar de divertirse.

Pero “Jocs” no sólo se queda en un espacio de diversión para que puedas llevar a tus hijos, cuando tú lo necesites, con total flexibilidad horaria (que solo cierra una semana en todo el año), sino que amplía sus servicios ofreciéndote las soluciones que puedes estar buscando en un momento dado, como son las siguientes:

  • Recogida y acompañamiento a los colegios próximos.
  • Actividades y talleres para compartir un rato divertido padres e hijos juntos (Algo que personalmente, creo que es cada vez más necesario en nuestra sociedad, y que me parece genial que haya empresas que lo propongan).
  • Atención domiciliaria a niñ@s enfermos.
  • Servicios socioculturales para entidades públicas y privadas.
  • Animación y decoración de eventos (inauguraciones, bodas, comuniones, fiestas…)
  • Celebración de cumpleaños.
  • Casal de Vacances (navidad, pascua, verano, fiestas patronales…)

Por esto me ha llamado la atención esta empresa, porque no es la típica ludoteca, porque tratan de abarcar algo más que el hecho de cuidar de niños. La oferta de actividades y servicios es muy amplia, además de su horario y disponibilidad, así como sus instalaciones, un lugar amplio y cómodo para todos.

Ludoteca vista 360º Fotografía: Joaquin Latorre Abella
Ludoteca vista 360º Fotografía: Joaquin Latorre Abella

Da gusto encontrarse con empresas jóvenes, con espíritu joven y dejando tantas opciones a nuestro alcance ¿No te parece?

¡Anímate a pasearte por su blog! verás las cosas tan chulas que hacen: 

http://quebonicojocs.blogspot.com.es/

O si prefieres por su Facebook en el siguiente enlace:

https://www.facebook.com/JOCS-Empresa-Conciliadora-dHoraris-460917240591027/

¡Feliz Conciliación!   😉

 

 

Feliz día Internacional de la Mujer

Las penosas condiciones de trabajo de las mujeres en las ciudades del Chicago y Nueva York del siglo XIX, y algunos hechos ocurridos, como el que se produjo el 25 de marzo de 1911 en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, en la que murieron unas 150 personas, la mayoría mujeres (quizá uno de los hechos más simbólicos), hizo que se promovieran movilizaciones en protesta de las condiciones tan precarias en las que solían tener que trabajar muchas mujeres.

Aunque anteriormente ya se habían realizado protestas y llamadas que reivindicaban mejores condiciones de trabajo y salariales para las mujeres. Concretamente el 28 de febrero de 1909, en Nueva York, salieron a la calle más de 15.000 mujeres para demandar reducciones en sus jornadas laborales y reclamar el derecho al voto.

Ya en 1910, la Internacional Socialista proclamó el Día Internacional de la Mujer para pedir la no discriminación laboral, el sufragio femenino, y el acceso a la educación (entre otros derechos fundamentales). A partir de entonces, y año tras año, aunque aún no se había señalado una fecha concreta, se fue extendiendo la celebración en más y más países, como Alemania, Dinamarca o Suiza o por ejemplo, China en el año 1922, hasta que el 8 de marzo se ha convertido en un momento de unión para reivindicar esa igualdad de derechos, que tanto se reclama.

En 1975 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, y en 1977, se proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York, el 25 de marzo de 1911. Murieron 146 mujeres y 71 resultaron heridas. La gravedad del desastre hizo que se modificara la legislación laboral en Estados Unidos. Fuente: Wikipedia
Incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York, el 25 de marzo de 1911. Murieron 146 mujeres y 71 resultaron heridas. La gravedad del desastre hizo que se modificara la legislación laboral en Estados Unidos.
Fuente: Wikipedia

Esto es solo un “trocito” de la historia, para conocer el origen de este día, 8 de marzo, y con el que quiero felicitar a TODAS las mujeres, sin excepción, tanto las que trabajan fuera de casa como las que trabajan solo en casa, o las que trabajan dentro y fuera de casa. Las mujeres que se esfuerzan por sacar a su familia adelante, las que luchan contra las adversidades a la hora de encontrar un puesto de trabajo acorde a sus aptitudes y su potencial, las valientes emprendedoras que deciden crear sus propias oportunidades laborales, y también a aquellas mujeres de países en los que aún no se les da el valor y respeto que realmente tienen y se merecen.

A todas aquellas mujeres que perseveran para alcanzar sus sueños, y hoy en especial a mi abuela Lucía, que ya se marchó hace poco más de un año y de la que he aprendido tanto, y a su hermana, mi tía-abuela Ana María, que ayer también nos dejó. Las dos nos regalan el recuerdo de dos mujeres de bandera, dos mujeres fuertes y valientes que han luchado por sus familias, y siempre con una sonrisa en la cara.

Fotografía: Ana Belén García Jiménez
Fotografía: Ana Belén García Jiménez

¡FELIZ DÍA MUJERES DEL MUNDO! 😉

 

Tu madre es única

Solo con verte, sabe que algo te pasa.

Solo con mirarte, sabe lo que te preocupa.

Solo con escucharte, ya sientes su ayuda.

Ella siempre está ahí, por mucho que te enfades, que desoigas sus innumerables consejos. Por mucho que pienses que has fallado, ella siempre será tu incondicional apoyo y nunca, nunca, te guardará rencor, porque el amor de una madre a sus hijos es el más puro y desinteresado.

Ella será prácticamente, la única persona en tu vida que se muestre siempre ante ti tal y como es, totalmente transparente, auténtica.

Aprovecha cada minuto que pases con ella para aprender las cosas valiosas que tiene para compartir contigo.

Aprecia cada uno de sus gestos y valora cada cosa que haga, porque su mayor sacrificio, seguro que lo ha hecho por amor a ti.

Me gustaría recuperar para compartir con todos, una carta que encontré un día por casualidad en las redes sociales, no se quién es el autor o autora, pero me encantó y desde entonces la tengo guardada en el cajón, para releerla de vez en cuando:

23cf3f90432cd3d73391134cd08ba184

Recuerda que a tu madre no solo la tienes hoy porque se celebre hoy el día de la madre, la tienes todos los días, aprovecha ahora que aun puedes verla o hablar con ella todos los días. No dejes pasar un día sin decir “¡Te quiero Mamá!”, es el mejor regalo que le podrás hacer.

¡Feliz día de la Madre!

Mujer, Madre y Tele-marketing.

Hola, me llamo Irene, tengo 36 años, estoy casada y tengo una niña de casi 4 años de edad. Si…, soy yo misma…, la administradora de este blog, y hoy quiero compartir con todos mis lectores mi nueva experiencia como madre trabajadora, en concreto en el sector del tele marketing.

Solo hace una semana que he regresado al mundo laboral, y ya he tenido que resolver verdaderos puzzles para poder compaginar mi vida personal y familiar con mi vida laboral. Normal, ya que era mi primera semana, y además ha coincidido con el inicio de las clases por las tardes en los colegios, con lo cual, el planning semanal que había llevado hasta ahora, he tenido que adaptarlo a las nuevas circunstancias.

Pero la conclusión que saco de esta primera semana es bastante positiva. Solo es cuestión de tiempo y organización. Seguro que la semana que viene irá todo rodado.

Trabajo 4 horas diarias, alternando unos días por las mañanas y otros por las tardes, con posibilidad de realizar tele-trabajo. Creo que tengo un buen horario para coordinarlo con mi tiempo libre y mi familia.

Parte de mi tiempo de esta semana me lo he dedicado a mi, a escribir, a leer (de momento no me ha dado tiempo de más), por supuesto, le he dedicado los ratos que he podido a mi hija, sobre todo cuando sale del cole, para poder hablar con ella y que me cuente su día (pienso que es muy importante para su desarrollo, para que sienta que me importa y aprenda a valorar los pequeños momentos). Otra parte de mi día se la he dedicado a mi casa, las compras, y por supuesto a la persona que comparte mi vida (además de mi hija), mi marido (menos tiempo del que quisiera, ya que al ser autónomo él lo tiene más complicado para conciliar).

Se que llevo poco tiempo, pero no suelo equivocarme con mis primeras impresiones y las que he tenido durante esta semana de trabajo han consistido en un ambiente positivo, flexible, de compañerismo y familiar, personas muy motivadas en su trabajo, que se preocupan por la imagen de la empresa, y por supuesto de rentabilizar cada minuto que se pasa en la oficina (eso es lo que me gusta).

Se que estoy en fase de adaptación pero siento el compromiso de poner todo mi empeño en hacerlo bien y en sacar el máximo partido a mi corta jornada laboral.

 20130506_191415 bb

De momento, no he encontrado ningún tipo de inconveniente para poder organizar mi día a día, todo es cuestión de hacerme un horario, seguir cierta disciplina y como siempre digo y seguiré diciendo, coordinar el compromiso entre todas las personas implicadas en que la conciliación laboral y familiar funcione: todos los miembros de la familia, la empresa, la sociedad en general.

En estos momentos, me siento muy apoyada por mis padres, mi pareja, el colegio (que también nos propone ideas y medios para que podamos implicarnos en la vida escolar de nuestros hijos), y tengo la suerte de decir, que también me siento apoyada por la empresa a la que dedico mis horas laborales.

Todo esto, bien coordinado ¡puede funcionar bien!

Mis premisas para que todo marche a pesar de los obstáculos que podamos encontrarnos por el camino:

  1. Pon tus cinco sentidos (seis en el caso de las mujeres, jeje…) en todo aquello que hagas.
  2. Hay un momento del día para cada cosa y cada cosa tiene su sitio. Mantén un orden, de la forma que quieras, pero de manera que te facilite las cosas.
  3. Piensa con optimismo y sonríe cuando hables con alguien, verás como así transmites buen rollo y hace que tu día resulte mejor.
  4. Aprende a delegar. Y esto es algo que muchos deberíamos aprender a hacer, ya que los demás también saben hacer las cosas igual de bien que nosotros. No quieras hacerlo todo tú, puede resultar tremendamente estresante, y finalmente no aportarnos ningún beneficio.
  5. Disfruta de cada momento, sobre todo con tus hijos, de cada detalle que se cruce por tu vida, porque seguramente, no se volverá a repetir.
  6. En esta vida, todo tiene solución, lo único es que tienes que saber cómo y dónde encontrarlas.

 

Fotografía realizada por Irene Arce

Mujer, Madre y Autónoma.

Hola, soy Yolanda, 36 años, tengo un hijo y soy autónoma, trabajando como Asesora Financiera de Banca Personal.

Trabajo de lunes a viernes, una media de unas 10 h al día, es decir, 50 horas semanales más o menos. Se puede decir que mi jornada es completa, organizando mis horas en la oficina, dependiendo de las visitas que tenga.

Mi día a día comienza llevando a mi hijo al colegio. De ahí, y si el trabajo me lo permite, intento ir al gimnasio, al menos unas 3 veces a la semana. Estos son los pequeños momentos que me reservo solo para mí. De allí me voy a la oficina, donde paso el resto de la mañana, recibiendo visitas, organizando mi trabajo, estudiando el mercado financiero, con reuniones, o acudiendo allí donde haya quedado con mis clientes. Este ritmo de trabajo hace que no tenga una hora fija en la que parar para comer. A veces tengo más y otras menos tiempo para ello. Después de comer, vuelvo a mi trabajo, hasta las 18:00 h que es cuando voy a por mi hijo, y me lo llevo conmigo a la oficina hasta que termine mi jornada, que puede alargarse hasta las 21:30 h.

El poder tenerlo conmigo en la oficina, es un alivio para mí, ya que así lo tengo cerca, y puedo echarle una mano si lo necesita con los deberes.

Sinceramente, no creo que tenga un buen horario para compaginarlo con mi vida personal y familiar, incluso he llegado a encontrar serias dificultadas para poder organizarme para algo tan sencillo como hacer la compra.

Pero las dificultadas más importantes con las que me he encontrado, me han surgido, cuando por motivos de trabajo tengo que viajar. Soy madre, y trabajo muchas horas, por lo que esto no resulta demasiado fácil.

Pienso que, aunque mi empresa no dispone de ningún manual ni plan concreto de conciliación laboral, nos ofrece total flexibilidad, ya que somos autónomos, dependemos de nosotros mismos y de nuestro ritmo de trabajo, y eso tiene sus pros y sus contras. Por un lado, no tenemos que ceñirnos a un horario estricto, ya que cada uno nos montamos nuestra jornada como mejor nos parezca o más se nos acople, pero por otro lado, tenemos las dificultades de lo que supone en nuestro país ser autónomo, los gastos que conlleva, las pocas ayudas que se nos brindan por el Estado, y el hecho de no tener hora para terminar, ya que debemos estar siempre disponibles para nuestro trabajo, puesto que de ello, depende nuestro salario.

Para mí, un buen ambiente laboral, es aquel en el que entre los compañeros exista entendimiento, coordinación y que todos compartamos los mismos objetivos empresariales, que es por lo que trabajamos.

20130617_103248

Fotografía realizada por: Irene Arce

Si tuviese que cambiar algo de mi trabajo, cambiaría dos cosas:

  1. Por un lado, en cuanto al lugar físico, buscaría alguna instalación más grande con mayores espacios para el trabajo en equipo, que me parece sumamente importante.
  2. Respecto del ambiente de trabajo, al ser autónomos hay ciertas cosas o situaciones más difíciles de controlar, y es preciso que todos y cada uno de los compañeros vayamos en la misma dirección, por lo que intentaría que se controlase esto un poco más.

La verdad es que considero que he tenido suerte, y no me he encontrado con ningún tipo de dificultad o barrera a la hora de conseguir un trabajo, por el hecho de ser madre.

Soy bastante adicta al trabajo, y por eso, lo único que quizá hecho de menos por estar trabajando, es poder cogerme algo más tiempo de vacaciones.

Si me pudiese permitir vivir sin trabajar, seguiría haciendo lo que hago, porque me encanta. No dejaría nunca de trabajar, al contrario, si tuviese mayor poder adquisitivo, mi sueño sería montar una empresa en la que el 90% de los empleados fuesen personas con algún tipo de discapacidad.

Pienso que si fuese una trabajadora por cuenta ajena, creo que me acoplaría igual, pero seguramente, no podría compatibilizar mucho mejor mi vida laboral con la familiar y personal, ya que tendría un horario más estricto, fijo, sin tanta posibilidad de cambio, y posiblemente, no podría tener a mi hijo conmigo en la oficina cuando saliese de la escuela.

El mayor problema que veo de mi situación laboral actual, es el hecho de ser autónoma, los problemas que ello supone muchas veces. En este sentido, cambiaría muchas cosas. Los impuestos son altísimos, y creo que hacen falta nuevas formulas para otorgar más ayudas a los trabajadores autónomos, así como una mayor igualdad de derechos para equipararlos a los trabajadores por cuenta ajena.

En relación con la nueva ley de educación, no veo sentido que la modifiquen cada vez que cambia el gobierno; y por lo que últimamente se está debatiendo en torno a la aplicación de las jornadas continuas para los alumnos de infantil o primaria, yo, como madre estoy a favor de ellas, pero pienso, que con la mentalidad con la que trabajamos en España, su aplicación puede ser un desastre. No porque no sean beneficiosas para los niños (que creo que lo son, ya que de esta manera no irían tan agobiados, y tendrían más tiempo para hacer deberes u otras actividades que les guste), sino porque mientras no cambiemos la mayoría de las jornadas de los padres, coordinar ambos horarios puede resultar complicadísimo.

Respecto de la situación de la mujer actual en España, y al menos por lo que yo vivo en mi trabajo, creo que ya empiezan a existir más empresas (por lo menos la mía si), en las que se valora mucho que la mujer ocupe puestos de responsabilidad y de dirección. En mi empresa se valora la “meritocracia”, es decir, que las posiciones superiores se consiguen a través del mérito, y nos sentimos muy apoyadas en este sentido.

Pienso que es después, en la vida familiar, donde aun queda mucho por hacer. Se encuentra muy implantado todavía el rol de que la mujer ha de ocuparse de todo o casi todo en el hogar, auque trabaje también fuera de él. Sigo pensando que la mujer compatibiliza mucho más que el hombre, o al menos, se implica más tanto en lo laboral como en lo familiar.

Por orden de preferencia, los factores, personas o recursos que más me ayudan a vivir mi día a día compaginando mi pasión por el trabajo, con mi vida personal y laboral, son:

  1. Mi horario laboral, a pesar de ser muy largo…
  2. La ayuda de mi pareja.
  3. Apoyo de la empresa.
  4. Ayuda de mi madre.
  5. Ayuda de otros miembros de mi familia.
  6. Apoyo doméstico remunerado.
  7. Otro tipo de recursos.
  8. La proximidad de mi domicilio, trabajo y el colegio de mi hijo.

“Gracias a todas estas valientes mujeres que, sin ceder ante el cansancio, siguen moviendo el mundo”.-

Irene Arce